Servicios

Es el servicio más básico y antiguo que se conoce en el mundo de la podología. Es habitual, en la práctica diaria de la clínica, que las personas presenten alteraciones dérmicas como las conocidas callosidades o durezas y alteraciones ungueales. Para el alivio de las mismas, la aplicación de las técnicas de quiropodia aporta una mejoría inmediata de las molestias

Pie diabético

Es preciso dedicarles una atención especial. Para su buen funcionamiento los pies necesitan una adecuada circulación sanguínea y percibir muy bien las sensaciones (tacto, dolor, temperatura…) Con el paso del tiempo, la diabetes mal controlada, puede producir una reducción del flujo sanguíneo y una disminución de la sensibilidad nerviosa. En consecuencia, un mayor riesgo de sufrir heridas que, justamente a causa de la circulación deficiente, serán de lenta y difícil curación, con gran peligro de infecciones.

Estudio de la marcha

En el estudio de la marcha, el podólogo realiza una exploración tanto de la marcha activa como en bipedestación. Observando las posibles alteraciones que puedan repercutir en toda la estructura esquelética.

  

Estudio computerizado de la marcha

Se realiza con una plataforma de presiones que, con múltiples sensores, conectada a un ordenador y con los programas específicos de análisis, nos permite obtener un mapa de la distribución de la presión que ejerce cada zona del pie, tanto en estática, comparando un pie con el otro, como en la deambulación o dinámica, para ver la distribución de presiones y su evolución en las distintas fases de la marcha.

Ortésis plantares a medida 

Una vez realizada la exploración y el estudio de la marcha, se confecciona un molde de los pies del paciente con las correcciones necesarias y específicas de cada alteración. Posteriormente se adaptarán los soportes plantares que corregirán o paliarán las alteraciones detectadas. El resultado es la obtención de plantillas completamente  adaptadas y personalizadas acorde a las necesidades de cada individuo.

 

Podopediatría

Muchos de los problemas que se tratan en personas adultas, son consecuencia de patologías leves que durante las etapas de crecimiento no fueron diagnosticadas o simplemente fueron pasadas por alto, con la creencia de que con los años esta se corregiría  sola. Los problemas podológicos tienen, por supuesto, mejor pronóstico si son tratados durante nuestra infancia. No debemos olvidar que el niño está en fase de desarrollo, crecimiento y formación, y por tanto, las alteraciones que pueda presentar se pueden consolidar en esta fase, para hacerse permanentes en la fase adulta.

En la podología pediátrica se realizan exploraciones exhaustivas, estudios biomecánicos, que mediante  tratamientos podológicos ayudarán a corregir, durante las etapas de crecimiento y consolidación musculo-esquelética, las posibles alteraciones que presente el niño/a.

Visitas a domicilio

Acudimos a su domicilio para tratar las afecciones del pie más comunes. En nuestra clínica no nos olvidamos de las personas que precisan de una visita podológica, y que por problemas de salud no pueden venir a nuestra clínica.